Blogia
dayafterday

...sueño...

Performance #1#

DIARIO DE UN SUICIDA
DIA 4: HOY HE APRENDIDO A LEER Y ESCRIBIR.
DIA 5: HE DECIDIDO MATARME
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

Te dije alguna vez algo sobre...?

Te dije alguna vez algo sobre...? Tu pelo rubio se desparramaba sobre mi cama y entre tus rizos comprendí lo que era tocar el cielo con la punta de mis dedos. Juntos volamos en una espiral que parecía infinita y saludamos el amanecer sin saber muy bien si eramos dueños de nuestro cuerpo o del del otro.

Mi habitación a veces es un micromundo anárquico en el que nuestro Dios es sólamente el gruto de Munch, omnipresente y omniespectador del teatro de mi vida. En mi micromundo tú tienes los ojos más bonitos que existen, pero estoy convencido también de que lo son en el resto de vida real. Jamás sentí tantas ganas de abrazar a alguien, jamás nadie me dijo lo que tu me dijiste una noche extraña como tantas abrazados en una simple gasolinera perdida en la carretera de Valencia. Compañera de sufrimiento, has estado ahí y no me he dado cuenta hasta ahora de todo ello.

Ha sido un sueño y ahora eres realidad.

Me alegro de ello.

Bienvenida a mi mundo...

Escuchando [Melendi-Con la luna llena]

100 años

100 años Hoy hace 100 años del nacimiento de uno de los génios que más ha marcado mi vida. En mi habitación hay un Dalí, en mi casa hay alguno más. No dejan de ser simples láminas enmarcadas en recuadros de todo a 100, pero ese, y solo ese es mi pequeño homenaje cotidiano a la locura.

Eternidad para el maestro Dalí...

Un tic-tac

Un tic-tac Tic.

A lo lejos escucho el rumor de las hojas de un parque cercano anunciándome mi buscada soledad. Nadie, ni tampoco nada, solo ese rumor lejano, casi imperceptible y yo mismo frente a mí.

En algún lugar una lágrima sale de algún ojo. Tan triste como ser cualquier lágrima de cualquier ojo, pero real. En algún lugar estará cayendo como muestra de un amor que se ha apagado, de una rabia contenida, de un enfado, de una muerte, quizá de una alegría, pero eso las menos veces, una simple lágrima de un simple ojo, algo tan mediocre a la vista y tan profundo e imposible como pensar en ello más de 2 segundos seguidos para que esa lágrima también sea parte de nosotros.

Una gota de agua cae por el cristal. Un día lluvioso, de esos que parecen eterna oscuridad, eterna humedad, eterna noche en la que la luz es sólo un mal recuerdo que parece que nunca volverá. Alguien estará mirando esa gota, escuchándola chocar contra su cristal y ser efímera, como todo en este lado de la caverna de Platón, en dónde todavía no nos hemos dado cuenta de que lo que tenemos enfrente es solamente nuestro reflejo. Nada más.

Alguien estará siendo maltratado en algún sitio, alguien creerá ser superior a alguien más y no podremos evitar que en este mismo segundo alguien clame al cielo, haciéndose miles de preguntas que nadie le contestará mientras los golpes seguirán doliéndole en su espalda, y sus huesos seguirán partiéndose sin un porqué porque no hay porqués para quienes no poseen más que su propio cuerpo y su propio dolor y decirles libertad les suena a sueño de esos que se recuerdan al despertar con melancolía, para al segundo siguiente simplemente decir, no importa, e intentar olvidarse de ellos.

En algún lugar alguien estará a la intemperie, en esta fría noche, y tendrá sus huesos calados. Seguramente se creerá afortunado por haber encontrado en la tienda de electrodomésticos de debajo de tu casa los cartones mojados del envase de una nevera que en cualquier otro lugar, quizá sólo a metros de donde este alguien duerme, alguien ha decidido cambiar porque el color de la nevera anterior no le iba con el de su nuevo chaquetón de pieles.

En cualquier hospital nacerá un niño, o una niña, y estará llorando ahora, porque quizá sabe lo que hay aquí. Toda la miseria, la injusticia, la hipocresía, la mentira, la manipulación, las guerras y echará por un momento de menos estar en el útero de su madre, no ser nada aún para no formar parte de todo esto. Pero pronto dejará de llorar como si la palmada que le dará en el culo el médico la atonte y le haga olvidarse de todo eso para luego ir decubriéndolo a medida que los días pasen por su vida como pasa un bólido por una autopista.

Rápidamente, haciendo ruido por un momento, pero dejándolo otra vez luego todo como estaba...

En medio de cualquier desierto alguien pensará algo que sí que podría cambiar el rumbo de nuestra humanidad para mejor, pero en medio de un desierto no hay demasiadas oportunidades de que te escuchen, y vivir en medio de un desierto tampoco da muy buena impresión a todos esos rostros parlantes que bla bla bla cada vez nos matan un poco más con cada una de sus mentiras. La humanidad tendrá que esperar otros miles de años para que alguien vuelva a acertar en como arreglar todo esto.

Y yo sigo aquí, sólo, o mejor dicho, junto al mismo rumor que me hace compañía aunque ni siquiera yo lo sepa. Un solo momento perdido en una vida que si bien no le ha dado tiempo a ser larga quizá le de la sensación de estar un poco de vuelta de todo.

Tac.

No le des más vueltas, ¿vale?, puedes volverte loco, es fácil. Todo lo que pasa entre un segundo y otro es simplemente eso, un simple segundo, no merece la pena pensar en ello, porque también hay quien dice que el tiempo es un simple invento del hombre para contar algo que ni siquiera sabe si realmente existe.

En mi solitaria habitación sigue sonando el rumor de las hojas lejanas y el tic tac de mi reloj, preciso, impecable, lejano a todo el dolor que cada segundo carga sobre el anterior...

Escuchando [Héroes del Silencio - La herida]

Metáfora

Metáfora Hoy mi metáfora es mi dolor. No te puedes imaginar lo fuerte y dendo que puede llegar a ser toda la mierda que llevo hoy dentro. Jamás quisiera volver a hoy.

No se si te acordarás de este día. hoy no se porqué, pero estoy convencido de que leerás esto algún día, y en el fondo este weblog se basa en todo lo que no me atrevo a decirte. Hoy no me he atrevido a ddecirte...ven conmigo, te prometo que serás feliz siempre, pero ya ves, he vuelto a ser un cobarde que no se atreve a nada.

Esta noche has manchado mi ropa con lágrimas. La pintura de tus ojos se corrió encima de mi cazadora y entre mis brazos todo volvió a ser como siempre. Yo no he olvidado nada de lo nuestro. Aquella tarde en Gijón, aquella noche en Grado, aquella tarde en mi habitación. Demasiadas cosas como para decirte adiós y quedarme tan tranquilo. Supongo que volveré a ser el otro, el más lejano, el que no pinta nada y sé también que correrán rios de tinta por ello. No me importa. O sí. No lo se. Mañana me voy. 24 horas nada más, 24 de alivio, olvido, déjame un día, sólo un día. ¿No ves que yo también lloro por tí?

Te odio tanto por todo este dolor y a la vez te quiero tanto que daría mi vida por tí sabiendo que así por fin, por una vez, volveré a estar lejos de tí, al fin, para siempre...

Escuchando [Fito y los Fittipaldis - Nada que decir]

Mi metáfora es decir que amo a la luna, sólo a la luna...

Espaciotiempolugar

Espaciotiempolugar Sigo caminando por la cuerda floja de una razón extraña de la que algo o alguien alguna vez me dotó no se si para bien o para mal.
Camino al borde de todo,mirando hacia abajo, siempre hacia abajo, porque cuando intento levantar la mirada siempre llega una buena hostia que me hace volver a mirar al pozo y volver a verlo todo negro, quizá sea el tiempo, que pesa sobre mí como una losa, o la extraña sensación de estar en un lugar equivocado en el momento equivocado. Simplemente estar donde no debería de estar.
El tiempo me ha enseñado que las heridas a veces no se curan, y que duermo, y en mis sueños solo encuentro sal para ellos y miedo, mucho miedo cuando no distingo entre un viaje onírico y la vida real.

-Esta noche quisiera ser el firmamento, y abrazarte en la oscuridad

Hoy la luna está llena y se posa sobre mi ventana y no he podido evitar pensar en ti, y perderme otra vez en mi memoria para creer que esto es una simple pesadilla de aquella época y no pensar en nada.

Mi contribución

Mi contribución Mi extremada altura para alguna que otras cosas de la vida cotidiana. El CO2 que dono a la atmósfera para hacerla más irrespirable. La suciedad de mis pisadas cuando tengo los vans destartalados sucios. Los sonidos quasi guturales que puedo hacer sacar a mi bajo cuando no estoy demasiado inspirado. La cantidad de sandeces que puedo llegar a escribir, luego imprimir y luego, más tarde, dejar por ahí tiradas en cualquier esquina. Los trabajos de clase con minúsculas manchas de aceite de ruffles al jamón de las cuales solo me doy cuenta medio segundo antes de entregar estos trabajos. Las fotografías en las que aparezco mascando chicle, con los ojos rojos o cerrados o con cara de borracho que está a punto de caerse. El color de las paredes de mi habitación que un día hace tiempo yo mismo elegí. Mi letra cuando escribo a mano y con un bolígrafo que no se deslice bien. La apariencia de mis tartas y de casi todo lo que cocino en general. Mi mal humor una media hora después de que me hayan hecho daño. El arbol que planté en el enorme patio del colegio y que ha crecido torcido...



Los corazones cruzados por una flecha que tan mal pintaba en las cabinas con las iniciales de tu nombre y el mío...

Esta es mi pequeña contribución a la fealdad del mundo...

-Basado en algo leído en el libro "Cuatro amigos" de David Trueba

Escuchando [Offspring-Self Steem]
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

Dicen que es navidad...

Dicen que es navidad... Es navidad, o eso dícen...

Por las calles llevo bastantes días viendo anuncios recordándolo y también muchas luces dando calor a aquellos que visitan las calles de tiendas con sus carteras llenas de billetes deseando alejarse de su propietario para convertirse en nuevos regalos para todos....

Es navidad, o eso dícen, y en todas las casas ha entrado la luz y la alegría y los villancicos suenan sin cesar delante del belén...Es navidad o eso dícen, pero a mi casa no ha llegado eso que llaman espíritu navideño. Parece que a los espíritus no les gusta vivir dentro de cajas de cartón como lo tengo que hacer yo, en callejones oscuros, allá donde nadie me vea. Porque mi simple visión puede hacer que le decaiga la moral a alguien y, claro, alguien sin moral no va a poder comprar fastuosos regalos para quien le rodea, ¿no?

Es navidad y en muchas casas se comerán cientos de manjares, y cuando no haya hambre ya se seguirá comiendo todavía más, y alguien querrá ir al baño a vomitar para seguir comiendo aún más, todavía más porque no ha llegado el postre...Yo como de costumbre cenaré sólo lo que encuentre en los mismos cubos de basura de siempre. Es triste saber que mucha gente ha pensado hasta en el último detalle para hoy, en que en su mesa no haya una sola mancha, en que el pavo no se pase ni un solo segundo del tiempo estimado para que su sabor sea perfecto, y sin embargo muy poca gente se acuerda de los que como yo no tenemos nada, y no porque sea nochebuena o navidad tendremos menos que otros días, la cuenta es sencilla, menos que 0 es también 0...

Estos días me he encontrado con mucha gente sonriente en las calles, irradiando felicidad, y al verme su gesto, como producido por el mejor método de interpretación se ha tornado triste y solidaria, incluso algunos de ellos me han dado algo de dinero, 25, 50 y hasta 100 pesetas...¡increible! 100 pesetas, pero supongo que olvidan que los regalos que llevan en sus bolsas han costado quizá más de 20000, pero su conciencia ya está tranquila, hoy he sido bueno, he hecho mi buena acción del día, le he dado limosna a un pobre vagabundo que encontre por la calle, y al momento siguiente se olvidad de mí, de que existo, no piensan donde estoy, ni que hago, ni si sobrevivo ni si no, sólo piensan en ellos, en sus 100 pesetas, en lo reconfortante que es ser el bueno de una de esas telecomedias que inundan los televisores en navidad....

No, no quiero su dinero, ni su lástima, ni su cobijo hipócrita. No les envidio, ni creo en la navidad, ni comeré turrón ni adornaré mis cajas de cartón con lucecillas y figurillas de Belén. Hoy seguiré siendo tan pobre como ayer, y quizá menos que mañana, pero continuo siendo digno, auténtico, y mi alma puede verse al trasluz porque en ella no encontrarás ni pizca de esa sucia hipocresía que oscurece las almas de quien se creen que los ilumina en esta época

Dicen que es navidad....

Una vieja leyenda china...

Una vieja leyenda china... Cuenta una leyenda china antiquísima la historia de dos amantes que se persiguen, se aman, se velven locos el uno por el otro, pero que jamás logran reunirse. Sus nombres son noche y día.

En las horas mágicas del amanecer y el anochecer los amantes logran por unos minutos rozarse y hasta parece que se podrán encontrar, pero eso nunca sucede. Díce la leyenda que si prestas atención puedes escuchar, a veces, sólo a veces, el lamento de la noche y el cielo rojo de rabia del día por tener que separse justo cuando parece que se van a encontrar del todo.

A veces los dioses se apiadan de la desdichada pareja y les conceden unos breves momentos felices de encuentro, a los que algunos llaman eclipses, durante los cuales los dos amantes hacen el amor para luego volver a separarse y tener que conformase con tan sólo rozarse hasta que los dioses vuelvan a apiadarse de ellos y les vuelvan a conceder otro eclipse.

Tú y yo también esperamos nuestro eclipse, ahora que hemos comprendido que ya nunca volveremos a encontrarnos, que nos conformamos con vernos, mirarnos, a veces rozarnos, y así nos damos cuenta que ambos estamos condenados a vivir separados, a ser tú la noche y yo el día...

Escuchando [The doors - Indian summer]

Vendería mi alma al diablo...

Por poder llegar a escribir algo como esta auténtica genialidad...

Premio Faroni de Relato Hiperbreve 2002: "Mi hermano", por Rafael Novoa

Nunca le perdoné a mi hermano gemelo que me abandonara durante siete minutos en la barriga de mamá, y me dejara allí, solo, aterrorizado en la oscuridad, flotando como un astronauta en aquel líquido viscoso, y oyendo al otro lado cómo a él se lo comían a besos. Fueron los siete minutos más largos de mi vida, y los que a la postre determinarían que mi hermano fuera el primogénito y el favorito de mamá.
Desde entonces salía antes que Pablo de todos los sitios: de la habitación, de casa, del colegio, de misa, del cine ... aunque ello me costara el final de la película. Un día me distraje y mi hermano salió antes que yo a la calle, y mientras me miraba con aquella sonrisa adorable, un coche se lo llevó por delante. Recuerdo que mi madre, al oír el golpe, salió de la casa y pasó ante mí corriendo gritando mi nombre, con los brazos extendidos hacia el cadáver de mi hermano.
Yo nunca la saqué del error.

Lo cotidiano

Lo cotidiano. Eso contra lo que hemos de luchar, algo que nos envuelve, nos atrapa, nos corrompe, nos oxida.
Repetir cada día nuestras conductas, nuestros hábitos, nuestras costumbres.
La vida es algo extraño, en principio nacemos y tenemos una vida por delante con muchos años para hacer de todo, pero nos obcecamos y nos resistimos al cambio, a la novedad, a disfrutar de verdad
En principio, dicen, cada uno de nosotros somos un ser especial, distinto a los demás, algo maravilloso y que sólo pasa una vez, pero estamos hartos de que nos supriman, de ser callados cuando somos demasiado pequeños, silenciados cuando podemos hablar e ignorados cuando somos demasiado maypores como para que nos hagan caso...
Cambiar, hacer que un segundo no sea igual al siguiente y el siguiente al siguiente y el siguiente al primero... Ser nosotros mismos o simplemente no ser, evadirnos, escuchar el mar, sorprender, poder sorprender a quienes tenemos a nuestro alrededor, no hacer lo que hacemos todos los días.
La vida es ruptura para conseguir algo nuevo, yo quiero romper con ayer y hacer mañana lo que hoy no me ha dado tiempo a hacer, no ser silenciado, pensar, que no me hagan callar, pensar, vivir...
Romper con lo cotidiano...

Escuchando [deftones- My Own Summer]
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Frente a la estación

Frente a la estación Sólo en casa, como de costumbre. Un día cualquiera en los que no hay nada que hacer. Llueve y la nube que tengo justo encima está enfadada y descarga con fuerza su llanto contra mi ventana.

En la vieja estación de Alsa ya nadie despide a nadie. Un gris plomizo y sucio lo inunda todo y la soledad gana la partida una y otra vez, aunque no estoy seguro de que cuando estos andenes estaban repletos de gente llegando y saliendo no ganara también. Nadie que esté sólo puede echarle un pulso en igualdad de condiciones contra la soledad.

Duermo y despierto. En el ordenador mis sueños y alguna que otra conversación sin importancia, en la cadena Extreme y en mi cabeza tú y sólo tú, con eso me basta para encerrarme en mi mundo, un mundo sin importancia en una ciudad perdida y oscura. Oviedo no ha sabido nunca pintarse de ningún otro color que no sea el de sus vetustas piedras. Ese color se contagia y ya vive en nuestras almas. A veces me hace creer que jamás volveré a ver la luz.

En la vieja estación un gato merodea por dónde antes estaban los andenes. Es curioso, pero me ha hecho sentir un poco menos sólo, quizá porque otra vez he vuelto a pensar en ti. Lo intento, creeme que lo intento, pero es más difícil de lo que piensas olvidarte. Seguiré intentándolo. Perdona si no lo consigo.

Y si hoy no vienes a verme que sepas que tengo un plan sensacional. Una vieja película que ya he visto, algún partido mediocre, quinientas canciones de rock y mis ojos bañados en el vidrio de recordarte, un vidrio tosco y afilado, dolor, mucho dolor, y tú como siempre lejos, como siempre tan lejos…

Y si quisieras venir a visitarme podrías hacerlo. Estoy sólo en casa, tengo tizas e ilusiones, podríamos pintar nuestro cielo en el suelo, volar irnos lejos de esta puta ciudad y perderlo todo y qué mas da. Si quisieras podrías hacerlo, esta tarde yo te espero… te espero…

Escuchando [The mars volta- Inertiatic esp]
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres