Blogia
dayafterday

Renunciando

Renunciando ¿Ves? Me sorprendo al ver el título de este post. Otra vez soy incapaz de pensar en positivo y todo son renuncias, pasos hacia atrás, pérdidas y desengaños. No se donde he metido la ilusión que había guardado para tí. ya no está. Simplemente se ha esfumado.

Creo que dejaré de escribirte aquí. Nunca me he atrevido a decirte la dirección de este blog, y quizá nunca lo haga. Una vez lo encontraste en mi ordenador y te pedí por favor que jamás lo leyeras y parece que lo estás cumpliendo. Nunca te ha picado la curiosidad por saber que es lo que yo pensaba mientras hacía como que no te miraba cuando sabes de sobra que siempre estoy mirándote porque jamás me cansaré de hacerlo. Tengo el alma llena de pena por tu culpa y no encuentro salida a este puto laberinto que me he creado a tú alrededor y cada momento parece que ya ha pasado otra vez. Te he regalado mi cielo y te has empeñado en mirar hacia el suelo. Lo doy todo por perdido. Ni siquiera se lo que quiero...

Sigo deslizándome por mi vida, un número de carnet, un nombre y la sensación de que todo se me escapa de las manos, de que no logro controlar lo que debería de controlar todo el mundo. Mi universo se hace pequeño a tu lado y el mundo parece un chiste cuando recuerdo lo bien que estaba entre tus brazos.

Ponme fuera de tu alcance, aléjame de tí y no me dejes ver el boceto de lo que podría ser una vida a tu lado. No quiero volver a pensar en ello, no quiero volver a pensar en tí porque parece que todos y cada uno de mis poros sangra pensando en los brazos de quien hará. He intentado detener todos tus relojes y sin querer los he adelantado. Tienes palabra y te admiro por ello. Nunca he roto una promesa a no ser conmigo mismo. Las rompo constantemente. Y en lo único en lo que pienso cuando escribo todo esto es en lo muchísimo que te echo de menos. Pero ya no eres la del principio. Tú mismo lo prometiste delante de mí, aquí, sentada en esta misma silla una de aquellas tardes que volaban entre nuestros cuerpos estorbándose en la misma cama. Hubiera tirado mi cuerpo por estar en el tuyo si hubiera sabido de verdad que en tí podría vivir, y como puedes ver no me he olvidado. En cada suspiro te vas un poco más de mí. Intento sonreir porque ha pasado, pero lo peor es pensar que todavía queda mucho por delante y que podría estar igual. Creo que estoy enamorado y me apetece salir a la ventana y gritarlo a todo aquel que quiera escucharme, pero otra vez me vuelvo cobarde y me resguardo entre estas paredes a vomitar en el blog todo lo que no me atrevo a decirte. Te quiero. Sólo es eso... Te quiero...

Olvidalo todo si lo lees algún día. Lo siento. A veces no pienso. Renuncio. No me queda otra opción. Hoy renuncio a tí...

Escuchando [Héroes del silencio - Deshacer el mundo]
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres