Blogia
dayafterday

Un tic-tac

Un tic-tac Tic.

A lo lejos escucho el rumor de las hojas de un parque cercano anunciándome mi buscada soledad. Nadie, ni tampoco nada, solo ese rumor lejano, casi imperceptible y yo mismo frente a mí.

En algún lugar una lágrima sale de algún ojo. Tan triste como ser cualquier lágrima de cualquier ojo, pero real. En algún lugar estará cayendo como muestra de un amor que se ha apagado, de una rabia contenida, de un enfado, de una muerte, quizá de una alegría, pero eso las menos veces, una simple lágrima de un simple ojo, algo tan mediocre a la vista y tan profundo e imposible como pensar en ello más de 2 segundos seguidos para que esa lágrima también sea parte de nosotros.

Una gota de agua cae por el cristal. Un día lluvioso, de esos que parecen eterna oscuridad, eterna humedad, eterna noche en la que la luz es sólo un mal recuerdo que parece que nunca volverá. Alguien estará mirando esa gota, escuchándola chocar contra su cristal y ser efímera, como todo en este lado de la caverna de Platón, en dónde todavía no nos hemos dado cuenta de que lo que tenemos enfrente es solamente nuestro reflejo. Nada más.

Alguien estará siendo maltratado en algún sitio, alguien creerá ser superior a alguien más y no podremos evitar que en este mismo segundo alguien clame al cielo, haciéndose miles de preguntas que nadie le contestará mientras los golpes seguirán doliéndole en su espalda, y sus huesos seguirán partiéndose sin un porqué porque no hay porqués para quienes no poseen más que su propio cuerpo y su propio dolor y decirles libertad les suena a sueño de esos que se recuerdan al despertar con melancolía, para al segundo siguiente simplemente decir, no importa, e intentar olvidarse de ellos.

En algún lugar alguien estará a la intemperie, en esta fría noche, y tendrá sus huesos calados. Seguramente se creerá afortunado por haber encontrado en la tienda de electrodomésticos de debajo de tu casa los cartones mojados del envase de una nevera que en cualquier otro lugar, quizá sólo a metros de donde este alguien duerme, alguien ha decidido cambiar porque el color de la nevera anterior no le iba con el de su nuevo chaquetón de pieles.

En cualquier hospital nacerá un niño, o una niña, y estará llorando ahora, porque quizá sabe lo que hay aquí. Toda la miseria, la injusticia, la hipocresía, la mentira, la manipulación, las guerras y echará por un momento de menos estar en el útero de su madre, no ser nada aún para no formar parte de todo esto. Pero pronto dejará de llorar como si la palmada que le dará en el culo el médico la atonte y le haga olvidarse de todo eso para luego ir decubriéndolo a medida que los días pasen por su vida como pasa un bólido por una autopista.

Rápidamente, haciendo ruido por un momento, pero dejándolo otra vez luego todo como estaba...

En medio de cualquier desierto alguien pensará algo que sí que podría cambiar el rumbo de nuestra humanidad para mejor, pero en medio de un desierto no hay demasiadas oportunidades de que te escuchen, y vivir en medio de un desierto tampoco da muy buena impresión a todos esos rostros parlantes que bla bla bla cada vez nos matan un poco más con cada una de sus mentiras. La humanidad tendrá que esperar otros miles de años para que alguien vuelva a acertar en como arreglar todo esto.

Y yo sigo aquí, sólo, o mejor dicho, junto al mismo rumor que me hace compañía aunque ni siquiera yo lo sepa. Un solo momento perdido en una vida que si bien no le ha dado tiempo a ser larga quizá le de la sensación de estar un poco de vuelta de todo.

Tac.

No le des más vueltas, ¿vale?, puedes volverte loco, es fácil. Todo lo que pasa entre un segundo y otro es simplemente eso, un simple segundo, no merece la pena pensar en ello, porque también hay quien dice que el tiempo es un simple invento del hombre para contar algo que ni siquiera sabe si realmente existe.

En mi solitaria habitación sigue sonando el rumor de las hojas lejanas y el tic tac de mi reloj, preciso, impecable, lejano a todo el dolor que cada segundo carga sobre el anterior...

Escuchando [Héroes del Silencio - La herida]
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

Anónimo -

HIJO DE PUTA, HIJO DE PUTA, HIJO DE PUTA, HIJO DE PUTA, HIJO DE PUTA, HIJO DE PUTA, HIJO DE PUTA, HIJO DE PUTA, HIJO DE PUTA, HIJO DE PUTA, HIJO DE PUTA, HIJO DE PUTA, HIJO DE PUTA, HIJO DE PUTA, HIJO DE PUTA, HIJO DE PUTA, HIJO DE PUTA, HIJO DE PUTA, HIJO DE PUTA, HIJO DE PUTA, HIJO DE PUTA, HIJO DE PUTA, HIJO DE PUTA, HIJO DE PUTA, HIJO DE PUTA, HIJO DE PUTA, HIJO DE PUTA, HIJO DE PUTA, HIJO DE PUTA, HIJO DE PUTA, HIJO DE PUTA, HIJO DE PUTA, HIJO DE PUTA, HIJO DE PUTA, HIJO DE PUTA, HIJO DE PUTA, HIJO DE PUTA, HIJO DE PUTA, HIJO DE PUTA, HIJO DE PUTA, HIJO DE PUTA, HIJO DE PUTA, HIJO DE PUTA, HIJO DE PUTA, HIJO DE PUTA, HIJO DE PUTA, HIJO DE PUTA, HIJO DE PUTA, HIJO DE PUTA, HIJO DE PUTA, HIJO DE PUTA, HIJO DE PUTA, HIJO DE PUTA, HIJO DE PUTA, HIJO DE PUTA, HIJO DE PUTA, HIJO DE PUTA, HIJO DE PUTA, HIJO DE PUTA, HIJO DE PUTA, HIJO DE PUTA, HIJO DE PUTA, HIJO DE PUTA, HIJO DE PUTA, HIJO DE PUTA, HIJO DE PUTA, HIJO DE PUTA, HIJO DE PUTA, HIJO DE PUTA, HIJO DE PUTA, HIJO DE PUTA, HIJO DE PUTA, HIJO DE PUTA, HIJO DE PUTA, HIJO DE PUTA, HIJO DE PUTA, HIJO DE PUTA, HIJO DE PUTA, HIJO DE PUTA, HIJO DE PUTA, HIJO DE PUTA, HIJO DE PUTA, HIJO DE PUTA, HIJO DE PUTA, HIJO DE PUTA, HIJO DE PUTA
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres